La Plata,

Registro de Propiedad Intelectual N° 5189322
Salud | VERANO CALIENTE DE ALTAS TEMPERATURAS

Recomendaciones contra el "golpe del calor"

Hidratarse aun sin sed, no hacer actividad física en horas pico y mantenerse en lugares ventilados a la sombra es clave para evitarlo. Los más vulnerables son los bebés, ancianos y pacientes crónicos.


Continúa el calor insoportable y el Servicio Meteorológico Nacional anunció el "alerta rojo", y el Ministerio de Salud bonaerense recomendó tomar medidas de prevención contra el golpe de calor. Si bien puede afectar a cualquier persona, es más frecuente en bebés, ancianos, individuos con enfermedades crónicas y aquellos que se someten a una actividad física intensa con altas temperaturas.  

“El aumento de la temperatura corporal y la pérdida de líquidos son las consecuencias del golpe de calor”, explicó la ministra de Salud, Zulma Ortiz y detalló que suele manifestarse con dolor de cabeza, náuseas, piel caliente, roja y seca, sensación de debilidad y confusión. Agregó que además, en estos casos, el pulso y la respiración suelen ser más débiles. Frente a estos síntomas, es importante recostar a los afectados en lugares frescos y ventilados, ofrecerles agua, quitarles la ropa, mojarles el cuerpo y consultar al médico.

Los especialistas explicaron que cuando la producción de calor supera los mecanismos fisiológicos normales de regulación de la temperatura corporal, se produce el llamado “golpe de calor”. Esta situación, lejos de ser un cuadro banal, puede provocar desvanecimientos y pérdida de conciencia.

Frente a la persistencia de las altas temperaturas, es fundamental amamantar a los bebés con mayor frecuencia y mantenerlos a la sombra, en lugares ventilados. También los mayores de 65 años tienen mayor riesgo, por eso se les recomiendan que beban agua con frecuencia, aun si no tienen sed, y que eviten salir en horas pico, es decir, entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde. Pero, si no tienen alternativa, es aconsejable que lleven una botellita con agua y que circulen por la sombra sin prisa.

Cuidado con los esfuerzos

La actividad física suele ser sinónimo de salud. Sin embargo, nada tendrá de saludable si una persona sale a correr o andar en bicicleta en pleno mediodía bajo un sol tremendo y a temperaturas superiores a los 30 grados. En esos casos, advierten los especialistas, aumenta notablemente el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Por eso, desde el ministerio de Salud provincial recomendaron no practicar una actividad física intensa entre las 10 y las 15 horas, y que quienes entrenen lo hagan antes de ese horario o bien después de las 18. “Debemos hidratarnos antes, durante y después de la actividad física para compensar la pérdida de líquidos corporales a través de la transpiración y usar ropa suelta, liviana y de colores claros”, aconsejó el director provincial de Epidemiología, Iván Insúa. En definitiva, para evitar riesgos, la actividad física debe ser moderada, por períodos cortos y con alta hidratación.

Finalmente, señalaron que la moderación en la exigencia, la hidratación constante y tomarse “recreos” para descansar son recomendaciones que también valen para aquellas personas cuyos trabajos les exige actividad física, como por ejemplo, trabajadores de la construcción o empleadas domésticas.

El ABC del "golpe de calor"

¿Qué es?

Es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer actividad intensa en ambientes calurosos o con poca ventilación) al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.

En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración, por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal. El golpe de calor puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura.

¿Cuáles son los síntomas?

Es importante estar alerta ante los siguientes síntomas:

- sed intensa y sequedad en la boca
- temperatura mayor a 39º C (medida en la axila)
- sudoración excesiva
- sensación de calor sofocante
- piel seca
- agotamiento, cansancio o debilidad
- mareos o desmayo
- vértigo
- calambres musculares
- agitación
- dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos
- dolores de cabeza (sensación de latido u opresión)
- estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones

 En los bebés además se puede evidenciar:

 - la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.
- Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños).

¿Quiénes son los más vulnerables?

Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor. Sin embargo se debe tener especial cuidado con los siguientes grupos ya que tienen mayor riesgo de padecerlo:

- bebés y niños especialmente menores de 1 año (ya que su cuerpo tiene menor capacidad para regular su temperatura)
- bebés que padecen de fiebre por otras causas, o diarrea
- personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas)
- niños obesos
- personas que tienen la piel muy quemada por el sol
- personas que abusan de bebidas con alcohol
- personas mayores

¿Cómo prevenirlo?

Para evitar un golpe de calor en zonas y/o épocas de lastas temperaturas, es importante:

- Evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso
- Evitar bebidas muy frías o muy calientes
- Evitar comidas pesadas

 Con los más chicos:

- No esperar que pidan agua. Ofrecer continuamente líquidos, especialmente jugos naturales. En el caso de lactantes ofrecer el pecho de manera más frecuente.
- Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o incluso desvestirlos.
- Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.
- Proponer juegos tranquilos evitando que se agiten.
- Evitar que se expongan al sol  especialmente en el horario del mediodía o bien, protegerlos de sus efectos si no se puede evitar la exposición: con el uso de ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga) y protectores solares adecuados.
- Mantenerlos  en lugares bien ventilados o bien con aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.
- Nunca permanezca con ellos dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

Para todos

- Evitar bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido.
- Evitar la actividad física intensa.
 
¿Cómo debemos actuar si ocurre?

Es importante actuar rápidamente. En primer lugar  se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo de la persona afectada, con hielo o con un baño.

Además es importante:

- ofrecer agua fresca
- trasladar a la persona a un lugar fresco y ventilado
- no administrar medicamentos antifebriles
- no friccionar la piel con alcohol

El golpe de calor puede ser muy grave, en especial para los bebés y niños pequeños. Por eso, ante los primeros síntomas NO DEMORE EN CONSULTAR AL MÉDICO o acercarse al centro de salud.

Todo este prospecto informativo, según el Ministerio de Salud de Nación.