Anahí Bilbao: "Adoctrinar no deja pensar, no educa, oprime”
13/09/2022

Anahí Bilbao: "Adoctrinar no deja pensar, no educa, oprime”

La opinión de la diputada radical de Juntos Anahí Bilbao sobre los cuadernillos repartidos en la provincia de Buenos Aires por la Dirección General de Escuelas bonaerense.

Compartí la noticia

Tras el reparto de una guía de reflexión en las colegios bonaerenses, dónde se vincula discursos de odio con un atentado fallido contra la vicepresidenta, la diputada radical de Juntos, Anahí Bilbao, opinó que “sería muy bueno que el gobierno de Kicillof reflexione sobre la baja calidad de la educación, de las escuelas que tuvieron cerradas dos años durante la pandemia, de estos feriados especiales que solo sirven para perder horas de clase y la irresponsabilidad de dejar la acción educativa en manos de sindicatos retrógrados que chocan con la realidad del país y coartan el futuro de una generación que quiere ser parte de una Argentina pujante, productiva, trabajadora y en paz

La legisladora lapridense agregó en este marco que “no es la primera vez que el gobierno kirchnerista intenta el adoctrinamiento en las escuelas y,  lo hace de manera sistemática y estructurada, esto no ha hecho más que degradar la educación a niveles alarmantes y termina en las altas esferas de la educación bonaerense, que son las encargadas de oficializar una acción vergonzante bajo la prédica de una reflexión democrática que no es tal, y que esconde una irresponsable y vil manera de hacer política”.

“Gatillar, gatillan los delincuentes, los intolerantes, los violentos, los asesinos, y quieren hacerle creer a los alumnos y a la sociedad que los que gatillan son la oposición, los medios de prensa y la justicia. Eso no es reflexión, eso es odio y no nos lleva a buen puerto”.

Finalmente, la diputada Bilbao señaló que “utilizar un atentado fallido que todos repudiamos para hacer política, no sorprende…indigna. Hablar de discursos del odio con nombre y apellido, con estereotipos, con direccionamientos equivocados para provocar violencia e intolerancia, y decir que la democracia está en peligro cuando no lo está, es hacer política de un modo que llama la atención proviniendo de dirigentes que se dicen democráticos y republicanos, pero que a la hora de mostrar esas cualidades, acuden a discursos extremistas, de tinte totalitarios, fuera de contexto y buscando culpables para tapar sus propias ineptitudes, sus incapacidades y su falta de coherencia para llevar adelante una provincia y un país que tiene demasiadas dificultades que enfrentar”.